Lo que nuestros clientes dicen de nosotros:

Soy de la zona pero vivo fuera e intento ir siempre que puedo, sobre todo si llevo visita es un imprescindible. De las tapas, no sabría con cuál quedarme. Todas son geniales y las raciones son más que generosas. En cuanto a los segundos, soy especial fan de las carnes a la brasa aunque en general la comida casera es genial. Tienen una buena bodega e imprescindible dejar un huequito para el postre. Recomiendo la tarta de yema y el tiramisú. Todo casero!!!
En cuanto al precio, hay que tener en cuenta que es un restaurante. Para los que vivimos en Madrid yo diría incluso que es baratísimo, sobre todo teniendo en cuenta la cantidad y la calidad.
Si se va un domingo o en alguna fecha señalada, mejor reservar porque se suele llenar. Entre semana es muy tranquilo.

Muy agradable4 de 5 estrellas

Tras una durilla marcha por una ruta por la Sierra de Mariola en Agres, hemos comido muy bien en este bonito restaurante, situado en un entorno precioso. Su gastronomía casera y típica de la zona sensacional. Alcachofas a la plancha y “bojoques farcides” (pimientos rellenos de arroz), chuletitas de cabrito a los ajetes verdes, cabrito al horno con hierbas, postres caseros, buen vino…y una carta de platos de cuchara con muy buena pinta, que tomaremos en otoño cuando amaine el calor. Precio normal. Volveremos. Lo recomendamos.

He estado varias veces en este restaurante y tanto para hacer el típico almuerzo a media mañana como para comer a medio día siempre me ha encantado la comida, tienen mucha variedad y los platos de la zona inmejorables, además es una forma estupenda de terminar una visita a esa preciosa zona de la montaña alicantina.

 

Si quieres comida típica de la zona, casera y bien cocinada, visita esta pensión restaurante. Mejor cuando no sean fechas señaladas, porque llega a llenarse. En un día de invierno viene muy bien un caldito de “puchero” con su “pilota” de carne, el cuerpo y el paladar lo agradecen; el embutido de la zona a la brasa excelente y como plato principal recomiendo el plato típico “borreta”, un guiso de espinacas, patata, huevo y bacalao. También hay carnes a la brasa para los más carnívoros..
De postre, recomiendo la crema d’Agres o el tiramisú, que aunque no sea muy valencià, lo preparan buenísimo.